Transmedia

Storytelling Transmedia Conferencia Transformations 2019

Durante octubre de 2019 se realizó en Chile la Conferencia Transformación. La conferencia  Transformación 2019 “Aprendiendo de la acción y pensamiento transformadores”, se realiza por primera vez en el hemisferio sur. La cita reúne a cientos de investigadores e investigadoras. Paulina Aldunce Presidenta de la conferencia señaló, “Es necesario promover la transformación a través de la ciencia, pero también la ciencia necesita transformarse, y como consecuencia de esto la conferencia ‘Transformation 2019’ la hemos organizado como un espacio para promover e implementar un matiz transformativo de cómo hacer ciencia para que la conferencia en sí misma sea un proceso de transformación”, explicó la académica, quien también hizo una invitación a “transformarnos nosotros mismos, cada uno de nosotros como personas, y también nuestros espacios” https://transformations2019.org/es/

Nuestro equipo estuvo registrando el proceso para crear una narrativa transmedia, para experimentar con enfoques alternativos de transferencia de conocimiento. En este marco, reconocidos científicos de diferentes disciplinas presentan los resultados de la Conferencia Transformación 2019 de una forma inusual y fácil de comprender.

La conferencia nos dio resultados estupendos, pero ¿cómo hacemos para difundirlos de forma entendible para un público amplio?. La respuesta es transformando los rostros de los científicos que han contribuido a los resultados y contenidos en personajes de un cómic. Donde los personajes miran hacia el pasado, reflexionan sobre el presente, tienen en cuenta las perspectivas para el futuro y se explican los resultados, para crear así en conjunto un panorama de la cuestión, con la misma voluntad de ampliar y profundizar el debate sobre el cambio climático, sus causas, sus consecuencias y las alternativas disponibles para mitigarlo.

La transmedia cuenta la historia en Web Cómic, Scketnote, Infografía, StoryBoard, Ilustraciones, Teaser Documental-Ficción, Animaciones, PDF documentos gráficos, Fotografías, Posters y Flyers digitales y de esta forma hacer crecer y expandir sus conclusiones.

En esta narrativa los usuarios jugarán un papel decisivo en el desarrollo del relato. El objetivo de la narrativa transmedia es involucrar a la audiencia, por lo que los consumidores asumen un papel activo en ese proceso de expansión en los diferentes formatos.

Ecos del cacerolazo

por Chris Riedy | 11 de noviembre de 2019 | Revolucionarios

Clang, clang, clang, clang, ollas de todas las direcciones.

Las protestas en Santiago contienen oscuridad y luz. Sin embargo, espero que el traqueteo del cacerolazo haga eco en todo el mundo hasta que el mundo se despierta: el mundo se despierta.

The stew pot revolution

The sound is rhythmic, insistent – clang, clang, clang – seeming to come from every direction. Metallic and vibrant, it forces its way into our conference rooms. It is lively and infectious, although carrying a thrill of fear, of the unknown. I don’t know whether to dance or run.

Later, I will learn it is called cacerolazo – literally ‘stew pot’ in Spanish – referring to the way the noise is made, by banging on pots, pans and other kitchen utensils. It’s a form of protest that emerged in South America and I heard it for the first time in Santiago, Chile, during the Transformations2019 conference.

The protests began on the final day of the conference, seemingly in response to an increase in fares on the Santiago Metro system. What began as a wave of fare evasion turned into the destruction of Metro stations, with 17 burned and 81 damaged. Thousands took to the streets, destroying infrastructure, scrawling graffiti and installing burning barricades.

The Chilean government invoked Pinochet-era laws to announce a state of emergency, send in the military to restore order and establish curfews. This seemed to pour fuel on the fire. While the President rolled back the fare increases, the protests only grew over the days that followed. Streams of people banging their pots and pans rolled into Santiago’s plazas, undeterred by the military presence. The metallic clatter was constant – a uniquely participatory form of protest that anyone with a kitchen can join.

Sadly, there was looting, fires, deaths and violence. I saw frequent use of tear gas and water cannons. Buildings that were pristine when I arrived in Chile were quickly covered with protest messages. When I left Chile, the protests were ongoing.

The coincidence of our conference on transformation with the protests was just that – a coincidence. Yet, the protests led many who attended the conference to reflect on the nature of transformation in practice and the role of protest.

There are cracks in ‘the system’

How did a seemingly small increase in public transport fares lead to the wave of protest unleashed in Chile? And why did the protests continue once the fare increase was revoked? Because, ultimately, these protests were about inequality. A fast-growing economy, a success story by the standards the world uses to judge these things, delivered wealth for the few but not for the many.

It’s a story that is repeating around the world. It was at the heart of the Occupy protests in 2011 and is an underlying contributor to ongoing protests in Lebanon, Hong Kong and many other places. The neo-liberal economic system is not delivering justice and well-being for all and its political defenders are seen to have lost touch with the people they are supposed to represent.

It has been clear for a long time that our economic system values profits over people and planet. Our key economic indicators, such as Gross Domestic Product, do not measure what is really important. They mask ecological destruction and inequality. Discontent with what the economic system is delivering is rising to the surface, evident not only in these protests, but in the rise of populist politics. The cracks in the economic system are appearing and it takes only a small trigger to unleash a wave of discontent.

We need to connect the dots

The above diagnosis means that the diverse protests emerging around the world are connected. Climate strikes by school children around the world, fare evasion in Chile, roadblocks in Lebanon and Extinction Rebellion disruptions in Brisbane are all part of the same phenomenon. Many people in many places have had enough of a system that destroys nature and perpetuates inequality.

As diverse, unconnected protests, their power to change the global system is limited. As different expressions of a single protest, perhaps they can gather more power. What is missing is a connecting narrative that draws attention to common ground rather than differences. Protesters in the streets of Santiago knew this – they stopped me to ask that we get the word out to others around the world, who could share in their struggle.

At the Transformations2019 conference, and in the work of the Sustainable Development Goals (SDG) Transformations Forum, one of the things we have been discussing is how to weave together transformation systems – systems that can deliver the transformation we need to move beyond a stale neo-liberal narrative about what it means to be human on this planet and bring forth a new story. Part of this challenge is to keep connecting the dots – to draw attention to common ground rather than difference.

Transformation is messy

The Chilean protests were also a timely reminder for conference participants that transformation is messy. It can be violent, uncertain, contradictory.

At the conference, we were perhaps guilty of theorising transformation as something pure and beautiful. The classic, cliched symbol of transformation is the butterfly – a symbol of beauty emerging from its chrysalis. Yet we forget that the butterfly emerges from the complete destruction of the caterpillar, broken down into its component parts inside the chrysalis and rebuilt. Transformation involves destruction as well as creation.

Once transformation gets underway, do we have any real control over where it goes? One of the ironies of the Santiago protests was that the first thing destroyed was the ability of the Metro to function. When people were so reliant on the Metro that a small rise in fares could send them out to the streets, destroying what they relied on seemed counterproductive. So it goes with transformation. It doesn’t have to be logical or linear.

We can be sure that powerful people and institutions will not give up their power easily, no matter how many people take to the streets. While transformation may never be tamed, we need to always be focused on both process and goal. We can’t afford to be blinded by the bright light of a better future to the struggles and losses that will happen along the way.

The protests in Santiago contained dark and light. The urge towards equality and the passion to protest for it is admirable, but the deaths and destruction were tragic. Yet there was something about that metallic, insistent clang echoing through the streets that filled me with hope. One sign expressed it as Chile desperto – ‘Chile woke up’. I hope the rattle of the cacerolazo echoes around the world until el mundo se despierta – the world wakes up.

Resistencia transmedia​ con adultos mayores

Los ecos del estallido social quedaron grabados en las murallas de calle Condell en Valparaíso y se transformaron en el escenario perfecto para las últimas tomas de la experimentación audiovisual de “Resistencia Transmedia”, un grupo de adultos de más de 60 años comunicadores, actrices y actores no profesionales dirigidos por Eduardo Saavedra de Transformas Media. 

Un proyecto de narrativa transmedia que lleva meses produciendo sensaciones, espasmos, locuras hiperactivas, sueños en vivo,  no sabemos de dónde proviene tanta energía, pero de lo que estamos seguros, es que se activa cuando imaginamos después de una jornada de rodaje, en medio de una once con un buen té con pan, queso y uno que otro gato oyendo nuestras locuras.

Después de planificar las escena llegamos al CEAC Corporación Educación, Arte y Cultura de Valparaíso, una de las locaciones preferidas que Conina Fernández nos ha facilitado para rodar. Ahí se encuentra un grupo de colaboradores jóvenes que se han unido al staff. Después de saludarnos, mágicamente de un bolso van apareciendo todos los insumos, pistolas, pelucas, maquillaje, cámaras, galletas, bebidas, chocolates, en fin una cantidad importante de artefactos que Rubí, Ema, Uberlinda, Olivia y Delfina traen consigo para caracterizar y ambientar las grabaciones y alimentar al staff. Patricio alias “El Pez” y Manuel siempre puntuales para interpretar sus personajes. Ricardo se sumó hace poco y asumió el papel del “villano”, aunque es una excelente persona, también es un gran aporte a la producción, en su auto, creo que subimos 8 de nosotros sin respirar.

Enero y febrero fueron meses de producción y sin planificación. La pandemia llegó cuando ya habíamos finalizado el proceso de grabación. Durante abril se realizará la etapa de post-producción en línea.

Estrategias Narrativas en Tiempos del COVID-19

Un virus ha puesto en jaque el sistema económico – social – espiritual hegemónico. La pandemia del COVID-19 logró frenar en seco la cotidianidad de una parte del mundo, pero también puso de manifiesto el alcance de las desigualdades sociales y la enorme tendencia a la concentración de la riqueza.
Las grandes empresas eligen las ganancias por encima de la salud, los gobiernos continúan sus políticas de despojo institucional, mientras los medios de comunicación impulsan el miedo y una narrativa apocalíptica. Los sistemas de opresión quieren hacernos pagar la continuidad de su existencia con nuestras vidas, ¿qué es lo que este momento requiere de nosotros?
Los narradores transmedia tenemos una responsabilidad sumamente importante en la crisis extendida que se avecina: hacer de lo radical un sentido común, crear relatos que agrieten los muros, que abran la imaginacción para crear otros futuros posibles.

La Narrativa que imponen los gobiernos:

  1. Invisibiliza las razones estructurales de la crisis. Promueve la idea de que este virus ‘no discrimina’, ‘es una amenaza para todas las personas’ del planeta y ‘es la causa’ del sufrimiento que estamos por vivir. Invisibiliza que los impactos económicos y demográficos dependen de vulnerabilidades preexistentes del sistema: el ‘desarrollo del primer mundo’ a partir de la explotación colonial, cuarenta años de políticas neoliberales, cincuenta años en donde la expansión del capital ha extinguido el 60% de la biodiversidad en el planeta, el desmantelamiento de los sistemas de salud y seguridad social, la sobrecarga de los cuidados de los enfermos en las mujeres, las enfermedades crónicas debido a un modelo industrial de alimentación, el envenenamiento del agua y el aire, la privatización del agua que tiene al 40% de la población mundial sin posibilidad siquiera de beber o lavarse las manos. En enero de este año, 2153 ricos concentran la misma riqueza que 4.600 millones de pobres (60% de la población mundial). El virus no discrimina, pero la desigualdad estructural sí.

Existen artículos y estudios científicos que muestran que los virus que se diseminan en estos tiempos están directamente asociados a la destrucción de los ecosistemas, a la deforestación y al tráfico de animales silvestres para la instalación de monocultivos. Sin embargo, la narrativa de la pandemia la muestra como enfermedad no como síntoma. Ni en los discursos de los políticos, ni en los medios de comunicación masivos se nombra la necesidad de un cambio radical en las relaciones entre las personas y con el planeta.

  1. Infunde miedo y pánico.

La narrativa del miedo a lo desconocido. En un mundo donde el pánico se extiende y ‘viraliza’ en tiempo real, una ‘enfermedad mortal sin cura’ se convirtió rápidamente en la monohistoria, narrada en múltiples formatos. Los medios de paga buscan los encabezados alarmistas que pueden generar más clicks, los gobiernos occidentales impulsan narrativas racistas y de miedo al otro, la infraestructura de las fake news genera desconcierto y desinformación, los monopolios del internet muestran con cinismo su vigilancia masiva, los filósofos mainstream invocan caídas de sistemas y pintan futurismos distópicos. El miedo y la sobresaturación de información ha generado un momento de ansiedad colectiva, compras masivas de armas, acaparamiento de productos de necesidad básica, violencia y discriminación racista, clasista, patriarcal.

  1. Impone un estado de excepción.

En este contexto, los Estados Nación han aprovechado para imponer medidas restrictivas y punitivas, desde toques de queda, detenciones, militarización de las calles, vigilancia extrema online y offline. En la lógica de ‘lo hacemos por tu bien’, se abre la posibilidad de un estado de excepción como vida cotidiana, se promueve una narrativa de ‘te estamos protegiendo de ti mismo’. Los gobiernos nos exigen abandonar las calles y piden obediencia a cambio de salvación.

  1. Reproduce un discurso de guerra.

‘El enemigo común es el virus’ han dicho presidentes, militares, médicos, analistas políticos, organismos internacionales y se han declarado en una guerra abierta contra el COVID-19. Desde esta narrativa se refuerza la idea del ‘hombre en guerra/dominación de la naturaleza’ y el antropocentrismo que nos separa de la red de la vida. El discurso bélico oculta las raíces del problema, ataca al virus, pero no las causas profundas de la enfermedad que tienen que ver con el modelo de sociedad instaurado por el capitalismo neoliberal y la expansión de las fronteras de explotación en todos los rincones del planeta. Este ‘enemigo invisible’ es una metáfora que sirve para fortalecer los discursos nacionalistas-totalitarios, cierre de fronteras para las personas, promueve la economía de guerra en donde se generan fondos billonarios para ‘hacer frente a las consecuencias’ de la pandemia.

  1. Justifica la militarización.

En algunos territorios en donde la militarización viene sucediendo desde hace años, la narrativa de la pandemia ha justificado el despliegue de tropas en comunidades con conflictos históricos de tierras, megaproyectos, extractivismo, privatización. En otros países fortalece el poder político-económico de las estructuras militares que administran o ‘resguardan’ las instituciones. Pero no hay que perder de vista que no es exclusivo del sur global, en Europa se han desplegado decenas de miles de soldados -entre ellos estadounidenses-. Conforme van pasando las semanas y los Estados Nación occidentales demuestran su inoperancia, comienzan a crecer las inconformidades, los llamados a desobediencia, el enojo que posiblemente desemboque en movilización social masiva alrededor del mundo. Y la historia demuestra que los ejércitos no son para proteger al pueblo.

  1. Impera un discurso economicista.

En un sistema donde el imperativo es el crecimiento económico por encima de la vida, una de las narrativas más presentes son los ‘efectos’ de la pandemia sobre las economías nacionales y globales. Por un lado, empresas y gobiernos que han decidido priorizar la salud de la economía por encima de la salud de las personas, también el anuncio de la recesión global y una serie de medidas de rescate económico drásticas que implican exenciones fiscales, el rescate de bancos, transnacionales y empresas privadas ‘por el bien de todos’. La metáfora de la economía convaleciente invisibiliza que el sistema económico es la enfermedad: el crecimiento infinito en un planeta finito.

  1. Promueve un distanciamiento individualista.

Ha recaído la responsabilidad de la expansión de la pandemia en el individuo, la narrativa de ‘quédate en casa’ y la ‘sana distancia’ corre el riesgo de transformar a toda persona en un posible contagioso y todo contacto humano en un posible riesgo. Esto exacerba el individualismo y fortalece la Otredad. Los efectos de esta narrativa en lo inmediato es ensanchar las diferencias sociales: aquellos que no tienen el privilegio de aislarse serán culpados cuando enfermen, aquellos que se enfermaron serán estigmatizados. Cada vez más esos Otros serán quienes ya están en circunstancias de desigualdad, elegir entre las vidas de los abuelos y las nuestras, elegir entre nuestra vida y la del vecino. La pandemia cierra la vida cotidiana, intensificando la precariedad de las personas sin hogar, de los sin seguridad social, de los pobres.

  1. Promete regresar a la normalidad.

Nos recetan como medicina la causa de la enfermedad. Fortalece la idea de que el ‘statu quo’ es estar sanos y culpan al virus de la crisis social y económica. La promesa de ‘volver a estar bien’ impulsa la lógica de una responsabilidad colectiva para mantener vigentes los sistemas hegemónicos sociales, políticos y económicos. La medida del bienestar es la de un sistema económico fuerte, que las empresas mantengan los trabajos precarizados, que los gobiernos recuperen su estabilidad, que volvamos a pagar rentas, electricidad, deudas bancarias, que (quienes tenemos) no perdamos nuestros privilegios.

  1. Resuelve la crisis a partir del consumo.

Con la narrativa de ‘los mercados tienen miedo’, ‘la economía está enferma’, se asume una responsabilidad colectiva de ‘curar’, ’rescatar’, ‘fortalecer’ al sistema económico para que vuelva a su crecimiento ‘natural’.

Están las empresas y gobiernos de racionalidad egoísta que han optado por la vía del cinismo justificando ‘servicios de uso primario’ la explotación laboral, continúan operando sin medidas sanitarias mínimas, cosa que ha llevado a indignación popular y en algunos casos a huelgas. Pero también está el ‘activismo empresarial’, que usa la catástrofe para publicitarse y quedar bien parado por ser socialmente responsable. Los bancos que aplazan las deudas, las empresas que donan equipo médico y ponen sus logos en los hospitales, las startups millonarias que saben que dependen del consumismo compensatorio para seguir existiendo. Pero aquí hay un punto neurálgico narrativo, las economías capitalistas están impulsadas en un 70 u 80% por el consumismo, la pandemia está obligando a voltear hacia las necesidades más básicas.

  1. Coloniza nuestra imaginación.

El Apocalipsis es un disciplinamiento de la imaginación. Pensadores, filósofos, religiosos, opinólogos en los grandes medios nos venden la idea de que el modelo hegemónico es incuestionable. Cierran el margen de los deseos y posibilidades. Invisibilizan otras formas críticas y radicales de pensar-hacer.

Esta película la hemos visto antes, hemos leído textos religiosos que la anuncian; es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del colonialismo-capitalismo.

Nuestra imaginación está colonizada por una narrativa que predice el fin lineal de la historia; es más fácil culpar a un virus por la catástrofe que hacernos responsables por el modelo de mundo que tenemos, sustentado en la explotación de tierras y vidas robadas. La narrativa hegemónica hace uso de símbolos e historias preconcebidas, metáforas muertas, verdades absolutas asentadas en nuestras mentes a base de repetición. Pero la parálisis de este mundo nos permite escuchar con atención: hay pueblos que estaban aquí mucho antes, que nos dicen que el mundo ya se ha acabado en tiempos pasados y estos fines han sido lecciones que no debemos olvidar.

El coronavirus significa el fin de la era neoliberal. ¿Que sigue?

Nos enfrentamos a un problema perverso, sin una solución simple. Creo que la manera de orientarnos para enfrentar un problema perverso es establecer una meta positiva. Una forma de expresarlo sería que la tarea de nuestra generación, es hacer la transición a una cultura que afirme la vida, una cultura regenerativa, en lugar de continuar en nuestro curso actual de autodestrucción ecológica, “una cultura que afirme la vida”

El desastre de Covid-19 representa una oportunidad para la raza humana, una en la que cada uno de nosotros tiene un papel significativo que desempeñar. Todos estamos dentro del crisol en este momento, y las elecciones que hagamos en las próximas semanas y meses determinarán, en conjunto, la forma y las características definitorias de la próxima era. Por grandes que estemos pensando en los efectos futuros de esta pandemia, podemos pensar en grande, abrazando valores que enfaticen el crecimiento en la calidad de vida en lugar del consumo de bienes y servicios.

“Un plan evolutivo para un futuro sostenible para las empresas, las personas y el planeta”

No hay duda. Vivimos en una época marcada por una gran agitación y volatilidad. Los líderes, tanto políticos como empresariales, se ven obligados a hacer frente a los crecientes desafíos: escasez de recursos; altos niveles de estrés en el lugar de trabajo; innovaciones disruptivas; desigualdad social; competencia constante por los mejores talentos; digitalización rápida y globalización; migraciones masivas; cadenas de suministro frágiles; crecientes tensiones sociales; extremismo político; y mucho más.

Además de todo esto, el clima de nuestro planeta se está desmoronando y nos enfrentamos a lo que los científicos han llamado la sexta extinción masiva.

Nuestros sistemas de producción se basan en un enfoque lineal de toma de residuos. Nuestros sistemas financieros se basan en la maximización de ganancias a corto plazo que ignoran la vida y degradan la integridad humana. Nuestros sistemas organizacionales están dominados por la hipercompetencia, las jerarquías de poder y control y el estrés creciente.

Necesitamos un nuevo enfoque que valore la vida. Una nueva lógica de liderazgo donde las organizaciones prosperan, los ecosistemas prosperan y las personas se sienten vivas. De esto se trata el Liderazgo Regenerativo.

Tenemos como desafío rediseñar el mundo para ofrecer un futuro sostenible con visión, energía y creatividad. La sostenibilidad ya no es suficiente: necesitamos cocrear un futuro regenerativo. El negocio regenerativo enriquece la vida. Nos enriquece a nosotros mismos, a nuestros clientes y al ecosistema más amplio de partes interesadas. Una economía regenerativa transforma nuestro rol y propósito, de un enfoque de “lo que está en mi lugar” a una mentalidad de colaboración, co-creatividad y contribución.

Los líderes regenerativos aportan vitalidad y bienestar a todos nuestros sistemas vivos … Al hacerlo, nos damos cuenta de lo que realmente significa ser completamente humanos. El liderazgo regenerativo está destinado a cualquier persona interesada en explorar y emprender un cambio transformador dentro de nuestros sistemas, organizaciones, empresas, instituciones. ¿Eres tú uno de estos líderes? ¿cuáles son tus propuestas?

Reconstruir mejor depende de abordar las divisiones en nuestra economía

La historia se hace por horas. La crisis actual está definiendo la era hasta el punto de que pronto es probable que hablemos en términos de “pre-covid” y “post-covid”. Las decisiones que toman ahora los que están en el poder se extenderán a través de los años y determinarán en qué tipo de sociedad viviremos.

La propagación de covid-19 ilumina nuestra economía: sus desigualdades, estructuras de poder y absurdos. La oportunidad es abordar algunas de las divisiones entre las partes de nuestra sociedad mediante la construcción de una economía de bienestar en lugar de volver a las mismas viejas estructuras: reconstruir mejor en lugar de volver a los negocios como de costumbre.

Covid-19 significa que la realidad es que el nuestro es un sistema económico que depende de un ejército de trabajadores mal pagados. Estos son los trabajadores que Guy Standing describió como el “precariado”: sin una seguridad decente en su trabajo, y mucho menos una paga suficiente. Los que tienen contratos de cero horas en la economía del concierto o ganarse la vida como trabajadores por cuenta propia, pero con poco control sobre las tasas o la regularidad de ese trabajo. Estos son el personal de primera línea de nuestra economía hiperflexible donde los humanos son tratados como un inventario justo a tiempo. tanto como la leche de avena para los blancos planos del salariat. Los precariados ya son los primeros que pierden sus horas y sus trabajos a medida que los negocios disminuyen, a medida que cierran los bares, a medida que las personas retrasan los recortes y se cancelan los eventos. Sin ahorros, estarán entre los más afectados y, por lo tanto, se verán obligados a trabajar si el trabajo está allí, una forma de reclutamiento económico si alguna vez hubo uno.

Es el precariado quien conduce las furgonetas de reparto manteniendo el salariat abastecido con aguacates y toallitas húmedas, quienes mantienen los pedidos de Amazon entrando y el sushi Uber-Eats sobre la mesa. Es el precariado que atiende a los frágiles en hogares de ancianos o almacena los estantes en los supermercados para que el resto de la sociedad pueda satisfacer sus necesidades mientras se aísla a sí mismo.

Por el contrario, muchos de los ‘salariat’ (o los ‘profesionales’ en el léxico de Standing) tienen el lujo relativo de trasladar su trabajo de oficinas llenas de plantas de maceta a llamadas de conferencia en línea en casa. ¿Solitario? Quizás, pero sin el riesgo de que los agentes judiciales persigan facturas impagas, siempre y cuando los salarios aún se paguen.

Covid-19 está poniendo de relieve el contraste entre aquellos con recursos suficientes y ‘capital humano’ para controlar la economía de la mano y aquellos que simplemente son golpeados por los toques en una aplicación y la obsesión de ‘Entrega gratuita al día siguiente’ .

El trabajo precario no debería existir: el trabajo debería ser una ruta hacia la seguridad económica y el sentido de propósito. Los trabajadores no deberían verse obligados por la necesidad económica de trabajar cuando están enfermos y posiblemente contagiosos. El gobierno debe hacer todo lo posible para garantizar que los trabajadores no se enfrenten a la elección entre difundir covid-19 y ser expulsados ​​de su casa porque no pueden pagar el alquiler mensual o la hipoteca.

Existe un grave riesgo de que, con los ojos firmemente fijos en un retorno a “los negocios como de costumbre” más allá de la situación actual, la primera cola para rescates sean las mismas entidades que deberían apagarse ante la emergencia climática. Mientras tanto, los que más lo necesitan tienen que conformarse con la red de seguridad social ya desgastada que se disfraza como protección social en el Reino Unido en estos días. En todo el mundo, los gobiernos están reconociendo las necesidades de los trabajadores vulnerables , no solo los ancianos vulnerables. Por ejemplo, Irlanda está pagando 203 euros a la semana a quienes pierden su trabajo o sus ingresos o trabajan por cuenta propia y pierden contratos durante las próximas seis semanas. El gobierno sueco también está pagando un sueldo por enfermedad, en lugar de ponerlo a los pies de los empleadores y aumentar la cantidad de cobertura que brinda a los trabajadores de poco tiempo. Incluso en Australia, uno de los regímenes de asistencia social más duros de la OCDE, el gobierno está pagando $ AUD750 libres de impuestos a aquellos que reciben beneficios y a todos los pensionistas.

Sin embargo, este es el tipo de medidas que son una mejora a corto plazo: ayudan a sacar ventaja de una economía que no hace lo suficiente para apoyar a todos.

También son una señal de cuán lejos está el escenario actual de una economía de bienestar , una diseñada y, por lo tanto, diseñada para brindar una buena vida a las personas por primera vez.

Afortunadamente, al igual que covid-19 nos muestra las divisiones marcadas en nuestra economía, entre aquellos que pueden trabajar fácilmente desde las mesas de la cocina y aquellos obligados a entregarlos, también nos muestra el esquema de una economía mejor: una economía de bienestar .

Las actividades económicas más necesarias en momentos como estos no son los bares de cócteles brillantes y las salas de conciertos masivas. Son los pilares poco atractivos pero necesarios de la economía fundamental : las escuelas, los supermercados y los hospitales que no pueden amenazar con funcionar con el cambio más leve en el sistema tributario, entidades que requieren un aporte considerable de mano de obra y, por lo tanto, ofrecen empleos locales. Los lugares que priorizan a quienes más los necesitan, con o sin ganancias (el reciente esfuerzo del supermercado Morrisons es un buen ejemplo).

Las cadenas de suministro locales están adquiriendo importancia a medida que las globales se ven interrumpidas por el cierre de fronteras y la conexión a tierra de aviones.

Y, quizás lo más bonito, covid-19 está mostrando la importancia de los lazos comunitarios y el apoyo informal , ninguno de los cuales hará mucho para impulsar las medidas habituales de ‘éxito’ económico en forma de Producto Interno Bruto, pero que sin duda será vital en ayudar a las personas y familias a sobrevivir.

Las cadenas de suministro locales, la economía fundamental y el apoyo de la comunidad en la economía del cuidado son tres de los pilares que todos necesitaremos para superarlo. También son tres piezas del rompecabezas de una economía del bienestar que todos necesitamos más allá de covid-19.

Las comunidades y los individuos están avanzando hacia los desafíos presentados por covid-19, reconociendo que todos nos necesitamos unos a otros y priorizando la unión, incluso cuando nos vemos obligados a estar físicamente separados. A medida que las desigualdades en nuestro sistema económico quedan al descubierto por esta crisis, en lugar de volver a los negocios como de costumbre, países como el Reino Unido estarían bien servidos para reconstruir mejor creando una economía de bienestar .

15 HERRAMIENTAS ONLINE PARA CREAR EVALUACIONES, EXÁMENES, ENCUESTAS…

herramientas online para crear evaluaciones

Te invitamos a revisar 15 herramientas disponibles en internet, para que puedas ampliar tus recursos en la creación de instrumentos de evaluación y dispongas de mayor tiempo para llevar a cabo todas las tareas administrativas, propias del inicio de un nuevo período lectivo.

  1. Learningpod:es un banco de prueba en línea con más de 48,000 preguntas. Los profesores pueden re-mezclar, ceder, e imprimir pruebas para sus estudiantes.
  2. Proprofs: su versión gratuita ofrece crear un conjunto ilimitado de concursos, encuestas y preguntas. La versión de pago ofrece además el seguimiento de los estudiantes, la configuración de privacidad, y otros.
  3. ExamTime: proporciona herramientas de trabajo para ayudar a estudiar.
  4. Socrative: el archiconocido Socrative es un sistema de respuesta de estudiante “inteligente” que permite a los profesores involucrar a sus alumnos a través de una serie de juegos educativos y ejercicios utilizando teléfonos inteligentes y tabletas. Funciona tanto con una app o en cualquier navegador web.
  5. Google Forms: las conocidas encuestas incluso pueden ser “auto” – añadiendo en el propio “if” en la hoja de cálculo subyacente. Google Forms permite crear muchos tipos diferentes de preguntas, automáticamente recoge los nombres de usuario  y los resultados y luego envía los datos a una hoja de cálculo. Si se utiliza la herramienta llamada Flubaroo es aún más fácil de calificarlos. Google forms también tiene muchas plantillas públicas con algunas pruebas que ya se han hecho, que se pueden utilizar y modificar.
  6. Questbase: permite crear pruebas, exámenes, evaluaciones u obtener retroalimentación de encuestas y sondeos, de forma gratuita.
  7. Thatquiz: es un recurso no comercial gratuito para profesores y estudiantes. La interfaz permite hacer sus propias pruebas para trabajar o repasar cualquier tema. En múltiples idiomas.
  8. Testmoz: con esta herramienta se pueden generar pruebas en línea graduadas automáticamente con tipos de 4 preguntas. No hay necesidad de registrarse para crear pruebas.
  9. Polleverywhere: para aulas de 30 o menos es gratis e ilimitada. Especialmente interesante para hacer sondeos que promocionen la opinión y la comprensión. Los resultados se pueden incrustar en una página web y la actualización es en tiempo real. Las respuestas se pueden enviar a través de mensaje de texto, o Twitter.
  10. Con mqlicker se puede convertir cualquier dispositivo en red en una herramienta fácil para permitir que los estudiantes respondan. Tiene un buen soporte para teléfonos inteligentes y tabletas, incluyendo iPhone, iPad, Android, Blackberry y Kindle.
  11. Con onlinequizcreator se puede generar un examen o evaluación en menos de cinco minutos.
  12. Gnowledge:se trata de un nuevo sitio gratuito diseñado para crear y realizar pruebas y ejercicios. Las características incluyen el intercambio de pruebas y resultados con la red social, el seguimiento de los avances, la calificación de una prueba de nivel apropiada de una materia o grado.
  13. Questionpro:tienen una licencia académica gratuita. Uno de los aspectos más interesantes es que permite la ramificación de preguntas, así que dependiendo de cómo un estudiante responde a una pregunta, su “itinerario” puede ser diferente.
  14. Surveyanyplace: permite a cualquier persona crear encuestas y quizzes móviles haciendo que los alumnos se “enganchen”. Aquí tienes un ejemplo.
  15. Quibblo:cuestionarios en línea. También se pueden crear  encuestas, sondeos y pruebas de personalidad. Muy apropiado para blogs, Facebook o MySpace!

Fuente.

ALGUNOS CONSEJOS ANTES DE COMENZAR UNA CLASE TRANSMEDIA

GESTIONA CÓMO COMPARTIR TUS VIVENCIAS Y OPINIONES PERSONALES

por Eduardo Saavedra

CREA UN AMBIENTE POSITIVO Y EMOCIONAL.

La utilización de medios digitales en el aula no garantiza que los jóvenes se involucren. Sin embargo, la creación de un entorno realmente emocional y espontáneo es el factor clave para desarrollar interacciones que sean significativas.

Cuando se aprovechan las competencias transmedia en el aula, también puede llevar a cabo la auto-revelación de ciertos aspectos de los profesores, como sus puntos de vista, opiniones, creencias, datos personales o historias.

CONFÍA EN SUS RECURSOS

Los maestros que creen en su capacidad para crear experiencias de aprendizaje más auténticas e innovadoras conseguirán ser más empáticos con sus alumnos.

EMPATIZA

Es necesario que los profesores descubran la cultura de la juventud, conozcan sus hábitos de comunicación, los productos mediáticos con los que disfrutan, los contextos en los que usan herramientas específicas en relación a otras, y las motivaciones que hay detrás de dichas elecciones.

INVOLUCRA A TUS ESTUDIANTES EN EL DISEÑO DE ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE TRANSMEDIA

Interpreta cómo son los ecosistemas educativos en los que están tus alumnos y construye junto a ellos una ruta de aprendizaje conjunta. De esta forma, puedes tener en cuenta todos los factores que requieren un cambio constante, ya sea en el aula en general o para los alumnos en particular.

ACTIVIDADES ENFOCADAS EN LA INTEGRACIÓN CURRICULAR

Selecciona actividades que estén estrechamente relacionadas con el currículum de tus asignaturas. Las fichas didácticas deberían permitirte introducir o desarrollar contenidos que estén directamente relacionados con los objetivos de aprendizaje que estés enseñando en cada momento. Si encuentras una actividad que se adapta bien a una unidad didáctica que vayas a impartir en el futuro, ¡márcala!

CREA TU COLECCIÓN PERSONAL

Utiliza el sistema de favoritos o marcadores para crear una colección de fichas personal para utilizar en el futuro.

REFLEXIONA SOBRE LA EXPERIENCIA

Después de clase, tómate un momento para reflexionar sobre cómo fue la actividad. ¿Los estudiantes estaban motivados? Toma notas sobre lo que harás de manera diferente en próximas sesiones. Involucra a tus alumnos en el proceso de revisión: evaluar el valor de un recurso digital es una competencia crítica del siglo XXI.

¿Esto es arte?: Apreciación del arte contemporáneo

EJEMPLO DE ACTIVIDAD TRANSMEDIA PARA ARTES VISUALES

Esta actividad tiene como finalidad acercar y conseguir que se valore el arte contemporáneo por parte del alumnado a través de la creación de dinámicas productivas en redes sociales.

Etiquetas

  • Blog
  • Diseño
  • Documental
  • Instagram
  • Fotografía
  • Redes Sociales
  • Video
  • Escritura
  • Youtube

Competencias

PRODUCCIÓN

  • Crear y modificar producción escrita
  • Usar software y apps de escritura
  • Crear y modificar producción fotográfica
  • Usar herramientas de fotografía y edición
  • Crear y modificar producción audiovisual
  • Usar herramientas de filmación y edición

GESTIÓN DE CONTENIDO

  • Buscar, seleccionar y descargar
  • Gestionar archivos digitales

GESTIÓN SOCIAL

  • Colaborar

NARRATIVA Y ESTÉTICA

  • Reconocer y describir
  • Evaluar y reflexionar

Áreas de conocimiento

  • Arte
  • Lengua
  • Ciencias sociales

Idioma de la ficha didáctica

  • Inglés
  • Español
  • Italiano

Estructura

Sesiones7

(variable – el número de sesiones puede variar según el tiempo disponible)

Número de participantes

10-30

Edad

  • 14-16
  • 17-18

Materiales

  • Post-its
  • Ordenador o smartphone
  • Apps de edición de fotos y vídeo
  • Internet
  • Herramientas para editar el blog
  • Instagram

ProcesO

Preguntas clave

  • ¿Qué piensa el alumno del arte contemporáneo?
  • ¿Qué información existe en internet acerca del arte contemporáneo?
  • ¿Cómo puede presentar el alumno información sobre arte contemporáneo en un blog?
  • ¿Cómo puede el alumno sintetizar y hacer atractivo el arte contemporáneo en un vídeo de 2 o 3 minutos?
  • ¿Qué contenidos se producirán y cómo se producirán?
  • ¿De qué manera transmite emociones el arte contemporáneo?

Desarrollo

SESIÓN 1
El profesor presenta una noticia polémica referente al arte contemporáneo como, por ejemplo, una subasta de arte contemporáneo, y se crea un debate en la clase. Esto da pie a una breve introducción al arte contemporáneo.

SESIÓN 2
Presentación de las dinámicas de Instagram y blog. El profesor crea una cuenta de Instagram donde irá posteando contenidos y los alumnos darán feedback durante las siete sesiones, con el objetivo de que los alumnos vayan entendiendo y viendo ejemplos de arte contemporáneo. Por grupos de 3 o 4 alumnos con roles específicos se reparten temáticas o artistas por grupo s para realizar un blog acerca de un artista o una tendencia artística concreto.

SESIÓN 3
Búsqueda de contenidos y recursos en diferentes medios para llevarlos al blog.

SESIÓN 4,5
Crear un vídeo documental de 2 o 3 minutos acerca del artista o disciplina que le corresponda a cada grupo, que se subirá al blog.

SESIÓN 6
Visionado de los vídeos con palomitas en clase.

SESIÓN 7
Reflexión mediante debate del proceso de aprendizaje y del artista o disciplina propios de cada grupo. Evaluación

Al comienzo de cada sesión preguntar a un grupo al azar acerca de su blog y una breve visualización en el aula. Se valorará el feedback que los alumnos hagan en el Instagram creado por el profesor.
Se evaluará la participación en los debates. Se evaluarán las visualizaciones, la redacción y la estética del blog y lo que aporte para apreciar el arte contemporáneo. Se valorará la producción del vídeo.
El profesor evaluará también:

  • planificación y organización del equipo
  • capacidad de investigación del equipo
  • el proceso de producción del vídeo y del blog
  • las aportaciones a instagram
  • capacidad para transmitir un contenido específico
  • capacidad de síntesis y expresión
  • capacidad de autocrítica
  • riqueza de fuentes de información utilizadas
  • capacidad para identificar y valorar arte y artistas contemporáneos
  • diseñar una estructura de difusión
  • producir y gestionar contenidos para redes sociales

Las nuevas narrativas para la transformación

por Joachim Borner 3 octubre, 2019

Antiguamente se podía decir que los seres humanos vivían en la Tierra o en la naturaleza. Pero cómo se puede describir eso, donde este algo nos impone de repente nuevas reglas del juego, donde no solamente cambia la decoración, sino también determina la dramaturgia, y eso debido a nuestra acción y como reacción a ésta.

La actual desorientación tiene su origen en el hecho de que, muy repentinamente, aparece un actor en el escenario  que hasta la fecha fue considerado accesorio; más bien como escenografía en donde la modernidad globalizada o  el capitalismo neoliberal se mueve, actúa y enriquece. Lo que perturba profundamente es la efectividad de este actor, que ya no se presenta como mero ornamento. Interactúa y participa como “sujeto” en la vida pública. Lo fatal es: en su narrativa nos deja en la incertidumbre sobre dónde nos encontramos, en qué época y qué papel jugamos. Bruno Latour llama a este actor: lo terrestre (Latour, 2018: 53)

Antiguamente se podía decir que los seres humanos vivían en la Tierra o en la naturaleza. Pero cómo se puede describir eso, donde este algo nos impone de repente nuevas reglas del juego, donde no solamente cambia la decoración, sino también determina la dramaturgia, y eso debido a nuestra acción y como reacción a ésta. Este algo es parte de la sobrevivencia humana, no solamente porque reacciona, sino también porque este algo en sí cambia debido a nuestras actividades y, por lo tanto, cambia su reacción frente a nosotros. Bueno ¿cuál es el papel que juega el ser humano?. De todos modos, es cierto que ya no puede seguir contando las mismas historias

Entonces ¿Volver al pasado? ¿Reaprender antiguas recetas? ¿Aprender de las pocas culturas que aún no han  sido capitalizadas?. ¡De todos modos! Pero sin ilusiones: ¡Para ellas tampoco existen precedencia! Ninguna cultura humana –cuán sabia, atenta y amante de la naturaleza nos parezca– ha tenido que lidiar hasta  ahora con las reacciones del territorio (Buckminster Fuller 1968 y Crutzen, et. al. 2011) ante las acciones de entre 8.000 y 9.000 millones de personas. Aun cuando penetráramos en la sabiduría de los últimos diez mil años, sólo ha debido entregar un manual de acción a unos miles o millones de personas en un medioambiente estable. Es necesario observar con atención. Probablemente sólo así podremos aprender a leer y a ver; sólo así podremos ponernos al día con el atraso que tenemos en la dotación de nuestros afectos políticos.

Esto no introduce en una discusión de los primeros pasos comunicativos. La  comunicación sobre el cambio climático facilita normalmente informaciones (científicas)  sobre

el proceso  del cambio climático,  sus causas industrial. La comunicación del cambio climático explica, juzga lógicamente y muestra los límites planetarios. Punto.

Implícitamente,  la comunicación sobre  el cambio climático busca impulsar  cambios. Que comience la gran transformación (WBGU, 2011). Desde hace años, mirando el conjunto de pruebas, debería haber comenzado hace años. Pero no quiere tomar vuelo y todavía tiene que enfrentar a los escépticos frente al cambio  climático. ¿Entonces más explicación aún?. ¿O una segunda Ilustración? (Club de Roma , ed. 2018). Al parecer, el (la falta de) conocimiento sobre el cambio climático no es el problema principal. La dificultad de una descripción empírica de las consecuencias y los desafíos del cambio climático ya no se debe a la falta de información, sino más bien, a la inversa, al gran volumen de datos que sigue aumentando y que dificulta dibujar una imagen completa de los cambios.

Lo que ocurre es que se  vuelve más difícil encontrar  una orientación sobre el presente  y futuro climático, mientras aumenta la descripción  cuantitativa de fenómenos, la comprensión de la profundidad del cambio y de la radicalidad de los procesos de transformación parece ir disminuyendo.

Pero junto a este dilema, surge otro: las narrativas de la forma capitalista de vida y producción que se repiten a diario, cubren  posibles espacios de resonancia y acción, posibles caminos de innovación y transformación que son necesarios y adecuados a  la altura de los desafíos a enfrentar. Simplemente faltan las narrativas y el diseño de transformación para una cultura climática. Y nuevamente, punto.

A diferencia de “todos los demás “, en la comunicación del cambio climático, no importa si es la ciencia, el periodismo, la educación o las tertulias, no tenemos nada que contar. Hablamos mucho de situaciones no  adecuadas para el clima o de normas y límites dentro de los cuales se debe desarrollar la cultura climática. Pero no hablamos de cómo sería la vida dentro de los límites planetarios. Nada se habla de las controversias y cómo manejarlas.

Lo que quiero decir es: a la comunicación del cambio climático le falta su propia narración, y esto en dos sentidos. En  primer lugar, en el sentido de la narración misma, es decir, el acercamiento a los futuros altamente complejos y dinámicos, y, en segundo lugar, en el sentido de narrativas, de mitos orientadores de culturas climáticas globalmente interconectadas. Son  los efectos específicos de comunicación, que recomiendan los cuentos (narraciones).

Pero  estas narraciones en sí deben asumir “características” a través de las cuales expliquen lo que llamamos espacios de resonancia y de diseño, que en realidad nos faltan tanto en la imaginación como en la realidad. En breve: (1) Tienen que ser historias del futuro que cuenten lo que habremos hecho, organizado y creado, con o sin éxito, con conflictos y evoluciones, de todos modos, con todo lo que significa el desafío (2) Deben ser historias seriales, que narren las diferentes alternativas de futuro. (3) Si finalmente reconocemos que no tenemos idea de cómo diseñar el camino de la transformación, si entonces, en el proceso mismo “debemos  aprender a leer” transformación, entonces nuestros cuentos simplemente no pueden ser concluidos. Son “abiertos” para los demás, que quieran participar en la narración; que puedan reeditarla.

¿Por qué narrar?. Las narraciones, no importa si en texto, imagen o película, nos ayudan a relacionar cambios con nuestra vida directa, con nuestras lógicas de acción individuales  racionales y emocionales (primer contexto); colocan los rompecabezas de la ciencia, los medios, las tertulias, entre otros, en un contexto (segundo contexto); los interconectan  formando una visión (del mundo) y, si todo resulta bien, desarrollan la relación causal

entre  ellos (es  decir en una  mirada histórica  sistémica) que no  describe solamente la situación, sino, además explica  sus causas y trasfondos (tercer contexto). Comprender  las causas es un factor para la motivación de emprender cambios, muy al contrario de la gestión de crisis, que solamente trata los síntomas.

Por esta razón, todas  nuestras culturas han desarrollado una  técnica de cultura narrativa para la organización  de su mundo. A través de los cuentos entendemos  el sentido de (nuevos) manuales para actuar y conclusiones de la  historia desarrollando de este modo confianza/desconfianza respecto a decisiones y explicaciones dentro de desarrollos sociales. ¿Por qué? Porque muestran patrones y no tan sólo informaciones crudas. En  las estructuras narrativas siempre encontramos empatía, valores, esperanza, responsabilidad.

La interacción entre el cerebro y las historias nos ha organizado en nuestro condicionamiento histórico de tal manera, que fomenta el recordar cómo, en el pasado, hemos superado crisis, guerras y catástrofes. Si somos capaces de recordar de manera creativa (es decir, adaptiva), entonces podemos acercarnos más fácilmente al futuro de manera creativa. (Borner, 2018).

Sería una tecnología cultural cualitativamente nueva, si nosotros, la humanidad industrializada, capitalista, dedujéramos las actuales decisiones sobre nuestro actuar del futuro (y si fuéramos capaces de hacerlo). Hasta ahora, tomamos las decisiones como un conductor de vehículo que decide su manera de conducir mirando al espejo retrovisor. Esta nueva tecnología de cultura significa, no aprender  a leer, en primer lugar, de las experiencias, sino deduciendo desde las imágenes del futuro, es decir, del diseño deseable y de la superación de las tendencias globales/regionales de cambios radicales. Deseable es un sinónimo para sobrevivir y para la soberanía de la supervivencia social.

Este aprender a leer (Schneidewind 2016) es un proceso social intercultural controvertido, en el cual se genera  conocimiento robusto en sistemas sociales en competencia que idealmente moviliza el sentido de lo posible como factor de productividad, siendo la comunicación el medio decisivo como acuerdo de negociación y aprendizaje.

¿Por qué narraciones ficticias del futuro?

Aquí tenemos el gran desafío. Hasta ahora, las narraciones y argumentaciones se presentan normalmente con la descripción de las consecuencias negativas del cambio climático. Las exigencias normativas que transmiten las imágenes geniales de los límites planetarios (Rockström, 2009) es decir, no son traducidas  en orientaciones de cambios radicales de la cultura diaria, con sentido y en relación con las causas. El estado llena este vacío con recomendaciónes para actuar que no tienen una relación adecuada con los escenarios de posibles cambios/consecuencias. Pero el desafío de la supervivencia cultural exige un paradigma de las reglas del juego a nivel mundial y de  los patrones de reproducción fundamentalmente diferente al actual. Falta una visión positiva, un: lograremos sobrevivir con cultura. Pero lo que tenemos es una resignación al unísono, aceptamos el mundo tal como es. Pero siguiendo los datos sobre las consecuencias climáticas, los límites planetarios y sociales no son otra cosa que el llamado a un cambio radical.

Con estas pautas de desarrollo tan frustrantes que nos dicta el manual dominante a nivel global ¿no sería recomendable crear  cuentos que muestren culturas climáticas (basadas en conocimiento)?. Es decir, abordar las causas y consecuencias del cambio climático de una manera capaz de actuar y diseñar. Cuentos que sean tan transcendentes, coloridos, realistas, controvertidos y visionarios que puedan superponerse a

la  narrativa  chillona de  hoy, la utopía  del capitalismo. A diferencia de la historia cultural de la humanidad hasta la fecha, son los signos y los relatos del futuro los  que nos señalan preferencias para las acciones de hoy. De lo contrario, nos mantendremos en una gestión de crisis permanente.

Narrar desde el futuro es un tremendo esfuerzo creativo. Exige entrenar nuestro sentido de lo posible. El sentido  y la capacidad de imaginarse futuros posibles, de diseñarlos. También implica la capacidad de tomar conciencia de la resistencia de los grupos de interés en las actuales estructuras del poder.

Narraciones abiertas, inconclusas. Si sólo  podemos aprender a leer el futuro y la  transformación diseñándola, entonces las narrativas conclusas  y cerradas, como las que predominan en las sociedades jerárquicas  y se narran desde arriba hacia abajo, no ayudan mucho. Corren el peligro  de describir el futuro como mera prolongación del presente. Las narrativas que incorporan la búsqueda y el aprendizaje son historias abiertas que se pueden modificar, corregir, reparar, re-editar, que soportan cambios de perspectiva y organizan controversias. Permiten narrar historias desde el principio sin anular la narrativa anterior (Borner, 2018)

Aún no existen narrativas que determinen la transformación hacia la cultura del clima y que se compongan de  una gran cantidad de narraciones sobre la acción sostenible, de historias de éxito y fracaso. Sin embargo, se vislumbran  criterios aptos para describir el marco y la radicalidad del cambio cultural. Siguiendo a Dirk Messner, es una nueva visión  del mundo (Messner, 2017). En su libro sobre la metamorfosis del mundo, Ulrich Beck lo llama “el cambio transcendente de la cosmovisión”,acompañado por una “revolución global de los efectos secundarios de la modernidad” (Beck, 2018). Significa un  cambio en las estructuras profundas de la sociedad y una reducción de las dependencias culturales y mentales.

Las  nuevas  narrativas  de la cosmovisión  se basan en modelos  cognitivos de futuros  posibles (modo de conocimiento).  El factor del corto plazo, es decir,  la correlación entre el cambio y la transformación proactiva,  juega un papel especial, al igual que una nueva postura fundamental,  cultural e histórica, de responsabilidad a largo plazo y responsabilidad por el sistema de la Tierra. De alguna manera, uno podría ver una inversión en las narrativas de tal manera que los hechos blandos y los valores duros se conviertan en el patrón básico de la narrativa.

Son  grandes  las barreras  que hay que superar.

Pero  no nos  queda otra  opción que enfrentarlas  si no queremos que, tal como  lo observa Hariri, haya un cambio  gradual de poder en la toma de decisiones desde nosotros, los seres humanos, hacia los algoritmos (Hariri 2017).

¿Qué es transmedia y storytelling?

Vivimos en una sociedad multipantalla y multimedios en la que constantemente consumimos datos, información, conocimiento, etc. de forma simultánea e incluso compulsiva: la transmedialización de los contenidos. 

La narrativa transmedia consiste en contar una historia -de la marca, producto o servicio- en diferentes ventanas, ya sean soportes digitales como las redes sociales o espacios offline, con la ayuda del público, siendo éste parte esencial de la construcción social de la marca y del propio mensaje.

A continuación, profundizamos en una aproximación a los conceptos transmedia y storytelling desde la perspectiva de la comunicación, el marketing digital, las relaciones públicas y el social media.

¿Qué es transmedia?

Transmedia (comunicación transmedia)- Proceso narrativo basado en el fraccionamiento intencionado del contenido y su diseminación a través múltiples plataformas, soportes y canales (offline y online), con el fin de que cada medio cuente una parte específica y complementaria de la historia. De esta forma, la comprensión absoluta y el conocimiento profundo de la narración se obtienen cuando se recorren las múltiples plataformas, soportes y canales.

Es un proceso que implica interacción por parte del usuario. Por un lado, porque él es quien decide qué recorrido efectuar y hasta dónde profundizar. Por otro, porque la naturaleza de las plataformas sociales (redes como Facebook o Twitter), muy utilizadas en la comunicación transmedia pero no necesariamente obligatorias, favorecen la interacción de los usuarios con la narración e incluso la co-creación de contenidos, llegando a transformar la historia.

Además, debemos tener en cuenta el contexto donde se genera la narrativa transmedia: las marcas son una construcción social. Las personas generamos contenido y mostramos opiniones permanentemente. No queremos únicamente consumir productos o contenido. Hay un deseo expreso de participar, valorar, recomendar, criticar y compartir nuestro punto de vista. Como señala el profesor Joan Costa, la propiedad intelectual de la marca está en manos de las propias marcas, pero la propiedad emocional le pertenece al público.

En definitiva, en comunicación transmedia no existen receptores ni espectadores pasivos. Tampoco hay un único nivel de comprensión del contenido. No es una simple forma de contar una historia a través de múltiples plataformas. Implica una estrategia que va más allá, cuya intención es generar una experiencia al usuario, dándole protagonismo y llevándole a la acción, con complicidad y libertad para actuar o integrarse en la narrativa, pilares básicos del engagement.

La tecnología, las redes sociales y movimientos como la gamificación, el social TV o la generalización en el uso de la segunda pantalla (por ejemplo, ver la televisión mientras chateas en Twitter), han contribuido a enriquecer el discurso y a facilitar la construcción de estrategias transmedia. Ejemplo de ellos son los casos de éxito de comunicación transmedia.

En resumen, ¿cómo lo definiríamos en 140 caracteres?  #Transmedia = diseminación multicanal de contenido donde cada medio cuenta 1 parte de la hª consiguiendo que el usuario interactúe con ella.

(*) Transmedia: Adjetivo formado por la preposición “trans-” (a través de, pasar de un lado a otro) y el sustantivo “media” (conjunto de medios de comunicación. Soporte, canal, plataforma).

¿Qué es storytelling?

En comunicación y relaciones públicas, el storytelling es la forma de plantear una historia. Consiste en articular un discurso bajo un punto de vista, dotarle de un ángulo de enfoque, facilitando la construcción de contenido alrededor de una marca, producto o servicio bajo un hilo argumental. Tiene como objetivos ubicar el mensaje bajo una posición bien definida y acercarlo a un público específico. De esta forma, el storytelling contribuye a la comprensión del mensaje y acerca las marcas a las personas de una manera más empática.

Además del hilo argumental, el storytelling debe tener en cuenta aspectos como los testimonios, es decir, quiénes serán los protagonistas del discurso que queremos trasladar, así como los escenarios en los que va a ser transmitido el mensaje.